ACTITUD: LA LLAVE DEL ÉXITO

“La actitud es una pequeña cosa que hace una gran diferencia”

(Winston Churchill)

Una sonrisa, un gesto amable, una palabra de apoyo, una simple mirada, un detalle, un regalo insignificante pueden ser el detonante del cierre de una gran operación comercial. Y todas esas cosas pequeñas están dentro de una mucho mayor llamada Actitud.


CURSO GRATUITO COMERCIAL

SER COMERCIAL: REQUISITOS PREVIOS

La actitud, definida en frío, es la manera de estar alguien dispuesto a comportarse u obrar. Es una predisposición aprendida (y resalto lo de aprendida) a responder de un modo consistente a un objeto social. Es un sentimiento a favor o en contra de algo o alguien. Y es, incluso, una postura del cuerpo que revela un estado de ánimo.

Lo primero que hago cuando veo a un comercial es observar su ACTITUD. A mi juicio, ahí está el origen del éxito de un buen vendedor. A lo largo de 20 años, he visto a muchos aspirantes a comercial con mucho talento estrellarse con el muro de la incapacidad para vender. ¿Qué les faltaba? Actitud. Sobre todo, Actitud.

Por eso, en este curso, antes de entrar en materia comercial propiamente dicha, voy a dar un pequeño repaso (pequeño y a la vez muy personal), por las características que debe tener la persona que quiera dedicarse al mundo de las ventas.

Todas estas características se pueden aprender, aunque es cierto que quien las lleva incorporadas “de serie” tiene buena parte del camino recorrido. Todas se pueden adquirir. Basta con entrenarlas, como se entrena en un gimnasio para fortalecer los músculos.

En un intento de cristalizar en hechos concretos y reales estas palabras tan precisas diré que la actitud que debe adquirir todo comercial es la que se podría identificar perfectamente por los siguientes rasgos:

Si te interesa continuar leyendo…